parallax background

EL 68 Los estudiantes, el presidente y la CIA

Seminario sobre Violencia y Paz “Diálogo con Alfonso Durazo”
24 abril, 2018
“AMLO en Televisa”

Columna originalmente publicada el 9 de mayo de 2018 en el periódico Reforma

30 abril, 2018

El 68


Los estudiantes,


el presidente y la CIA


T

engo un cuarto de siglo investigando el 68. Publiqué en 1998 Los archivos de la violencia y en 2015 De Tlatelolco y Ayotzinapa. Regresé a la abundante literatura y reinterpreté lo sucedido con el papel jugado por la CIA. Tlatelolco y el Movimiento se entienden mejor.

El 68 cambió la vida de una generación, fue un parteaguas en la historia mexicana y su demandas siguen teniendo tanta actualidad que, ante la creciente censura en los archivos mexicanos, doné 12,000 hojas de documentos rescatados de archivos mexicanos a una colección en el exterior (podrá ser consultada gratuitamente dese México). Pese a los avances, indudables y meritorios, seguimos sin tener la democracia que soñamos en el 68.


 

Capítulo 1. Repensar el 68


En el 68 tomamos las calles para pedir y exigir a un régimen todopoderoso y malhumorado reducir la violencia estatal, transparentar la toma de decisiones y abrir canales a la participación ciudadana.

     Respondieron con difamación y engaños, con macanazos y balazos, con exilio o cárcel. La noche de Tlatelolco fue una masacre inaceptable y amarga que aplastó al Movimiento que seguiría brotando por doquier. Algunos agarraron el fusil, la mayoría utilizó medios pacíficos para seguir empujando la agenda del 68 en universidades y medios de comunicación, en movimientos sociales y organismos cívicos, en sindicatos y partidos políticos. Nos convertimos en la generación de la transición.

     Dentro de la diversidad coincidimos en que un mínimo irrenunciable era esclarecer lo sucedido en el 68 con la esperanza de que por esa vía vendría la justicia. Tuvimos éxito y poco a poco fuimos reconstruyendo la verdad y repartimos algunas de las responsabilidades individuales y colectivas. El esfuerzo se truncó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *